Hacerse un piercing en la lengua puede parecer una idea genial , pero antes que te decidas a agujerearte la lengua debes considerar los problemas de salud oral que puede comportar este peculiar pendiente.

Peligros del piercing en la lengua

Infección: Lo creas o no, en la boca hay millones de bacterias. Al agujerear la lengua, les facilitamos que causen una infección o inflamación. De no tratarse, esta puede poner en riesgo la vida. Además, la inflamación de la lengua también puede bloquear el paso del aire, complicando la respiración.

Daño en dientes y encías: Las personas que muerden el piercing o juegan con él pueden lesionar las encías o causar recisión gingival, lo que puede provocar pérdida dental o movilidad de los dientes. Además, este hábito también puede provocar sensibilidad, grietas o roturas dentales.

Reacciones alérgicas: Las personas con una hipersensibilidad a los metales pueden desarrollar reacciones alérgicas al piercing.

Entumecimiento: algunas personas padecen entumecimiento a causa del daño de los nervios. Por suerte, se suele tratar de una complicación temporal, aunque puede ser permanente.

Aumento de la secreción salival: Tener un piercing oral puede aumentar la secreción de saliva, así como provocar problemas de habla y dificultades para masticar o tragar la comida.

Y AHORA QUE SABES ESTO  AYUDA A INFORMAR A AMIGOS Y FAMILIARES COMPARTIENDO LA NOTA EN TUS REDES SOCIALES FAVORITAS.