Cuidado con las corrientes de resaca en las playas

 

1

 

Tengan mucho cuidado cuando vayan a la playa y antes de entrar observen el mar. Si ven un espacio atravesado entre las olas no entren, ya que es una corriente de resaca y hará que los jalen hacía adentro.

Mantengamos prevenidos a familiares y amigos ya que esto puede salvar muchas vidas.

Frecuentemente, hay una gran afluencia de personas en nuestras playas y escuchamos noticias sobre muertes por inmersión que están ligadas a corrientes marinas, llamadas corrientes de resaca, que aunque están presentes en la mayoría de nuestras playas, tienen una variabilidad en su intensidad, tanto espacial como temporal. Es decir, no siempre están en el mismo lugar, en el mismo tiempo, y con la misma fuerza.

1

¿Qué es una corriente de resaca?

Es una corriente superficial de agua que se dirige mar adentro.

¿Cómo se genera esta corriente?

Se genera por un rompimiento irregular de la ola a lo largo de la cresta. Es decir, las olas no siempre tienen la misma altura al romper, sino que en ciertas secciones de ella la altura de rompimientos es menor que a ambos lados. Justamente los de la ola de mayor altura, descargan el agua sobre la pendiente de la playa, que al regresar hacia el mar, algunas veces cargada de sedimentos, fluye por entre los de menor altura, generándose así, una corriente de resaca o también llamadas corrientes de filo.


2 3

 

¿De qué depende su intensidad?

Entre mayor altura tengan las olas, mayor será la corriente de resaca.

Estas corrientes se ven reforzadas con las corrientes de marea, por lo que cuando la marea está bajando, se hacen más peligrosas; y como justamente las corrientes de marea son más fuertes a la mitad de ciclo entre mareas (entre marea baja y marea alta o entre marea alta y marea baja), alrededor de este período se pueden hacer más intensas. Variaciones temporales en la batimetría (arte de medir las profundidades del mar) costera puede intensificar y aumentar la frecuencia de estas corrientes. Esto puede ocurrir en algunas playas luego del arribo de oleaje fuerte, como se ha observado en Jacó y Playa Hermosa, en el Pacífico Central.

Estas corrientes algunas veces son visibles, y otras veces invisibles, dependiendo de la intensidad de la corriente y del tipo de sedimento que se encuentra en la playa. Cuando hay sedimentos finos, y por lo tanto fáciles de suspender en el agua, estas corrientes se pueden apreciar a simple vista, como es el caso de playas como: Caldera, Jacó, Playa Hermosa, Manuel Antonio (playa contiguo al parqueo) y Doña Ana. Estas corrientes se notan como una mancha (llamada pluma) de sedimentos sobre la superficie del agua, con tonos cafés, que penetran mar adentro.

Es como una corriente en dirección contraria a la de las olas, frecuentemente se notan rompimientos pequeños de las olas que viajan hacia la playa; y como la densidad su agua es ligeramente diferente a la del agua en su entorno, con frecuencia se notan frentes marinos (cambios de reflectividad de la superficie del agua, donde se acumulan partículas y organismos que flotan) al frente de ellas. Cuando los sedimentos son gruesos, es más difícil de identificarlas, y solo algunas veces se perciben a través de diferencias en la reflectividad del agua, o por la incursión de espuma mar adentro de las olas que rompen en la playa. Este tipo de corriente se encuentra por ejemplo en Conchal, Manuel Antonio (playas del parque), playa cerca de Punta Cotles, Limón.

¿Qué hacer frente a una corriente de resaca?

 

  1. No llenarse de pánico. Si se encuentra en problemas en el agua, levante una mano y flote hasta que le llegue ayuda.
  2. Al nadar no lo haga en contra de la corriente sino a 45 grados a través de ella.
  3. Si usted está cansado trate de flotar, luego, nade paralelo a la playa por 30 ó 40 minutos, hacia donde las olas tienen mayor rompimiento. Estas lo llevarán hacia la playa.

La necesidad de información y estrategias para disminuir las muertes por sumersión han sido evidentes en todo nuestro territorio nacional como lo han denunciado los medios de comunicación masivos repetidamente (La Nación, 1990; 1995).

El esfuerzo que está realizando el Estado y la empresa privada en la protección de los usuarios en nuestras playas se limita simplemente a contratar salvavidas para el rescate de personas en peligro.

Este esfuerzo por lo tanto es aislado, y solamente reduce el número de accidentes, pero no constituye una estrategia que elimine el problema.

La educación a la comunidad y capacitación a los organismos e instituciones afines será la base para proyectar las estrategias que apunten a reducir significativamente el problema, de manera que ellos mismos se constituyan en la fuente de información y protección de los turistas que utilizan sus instalaciones.4

 

Reglas de seguridad que deben seguirse:

 

  1. Nade en partes seguras donde haya salvavidas.
  2. Evite nadar grandes distancias sin supervisión.
  3. Lea las indicaciones que están en la playa.
  4. Si usted no sabe sobre las características de la playa, pregunte a un salvavidas o a un lugareño.
  5. No nade después de comer.
  6. Si ha ingerido alcohol, no se meta al mar.
  7. Esté pendiente de los cambios que usualmente experimenta el mar.
  8. Evite bañarse a la mitad del período entre las mareas, porque las corrientes son más peligrosas. Hágalo alrededor de la marea baja o de la alta.
  9. Si el borde hacia tierra de la playa tiene mucha pendiente, evite bañarse durante las mareas altas, y más aún, si hay oleaje fuerte.
  10. Salga del mar cuando usted siente que el mar está “jalando”.

 

 

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *