INCREIBLE…!!! LO QUE NO QUIEREN QUE SEPAMOS DEL AZUCAR

Estamos rodeados por ella cada día. Nuestros alimentos, incluso los que no tienen un sabor dulce, lo contienen. Los riesgos del azúcar no son tan dulces, Así que no es de extrañar que estemos ingiriéndolo demasiado. Por supuesto, estamos hablando del azúcar. La adicción al azúcar es un fenómeno real que puede tener graves consecuencias para tu salud y tu cintura. Si quieres cuidarte, aparta el azúcar.

Si alguna vez te preguntaste cuánta azúcar está bien ingerir, cuál es el mejor sustituto del azúcar, y más cuestiones, sigue leyendo…

Los riesgos del azúcar no son tan dulces.

El exceso de azúcar es uno de los culpables más obvios del aumento de peso y puede provocar grandes problemas de salud. Los problemas más frecuentes son la obesidad y la caries dental pero el azúcar también aumenta el riesgo de sufrir diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, hipertensión y, especialmente, hígado graso.

Azúcar enfermedadSi piensas que estás ingiriendo demasiada azúcar, considera que se recomienda consumir no más de 6 cucharaditas de azúcar añadido al día para las mujeres y 9 cucharaditas al día para los hombres, pero la mayoría de las personas consumen más de 22 cucharaditas al día.

Para tener una idea de la cantidad que estás consumiendo, coge el número de gramos de azúcar por porción en los alimentos y divídelo por cuatro, este es el número de cucharaditas de azúcar que hay en cada porción.

El azúcar viene con sus “amigos poco saludables”.

Otro problema que tiene el consumo de alimentos con alto contenido en azúcar es que tiende a acompañar a otros malos amigos como la harina refinada que carece de fibra y otros nutrientes. El problema de una dieta alta en azúcares añadidos es que, por lo general, significa que la dieta es deficiente en una gran variedad de otros alimentos ricos en nutrientes que proporcionan vitaminas, minerales y fibra.

Los alimentos con mucho azúcar añadido también suelen contener una gran cantidad de grasas saturadas y grasas trans, que no son saludables para el corazón y generalmente son altos en calorías.

La fruta es esencial pero también debes controlarla.

Sabemos que la fruta es buena para nosotros pero contiene fructosa, que es un azúcar natural. Muchas de nuestras frutas son ahora mucho más grandes de lo que solían ser y contienen fructosa junto con la glucosa. Así que es importante tener en cuenta que una porción de fruta en la actualidad puede ser la mitad de una manzana, naranja o plátano, por ejemplo.

Sin embargo, si quieres algo dulce, una pieza de fruta fresca es la mejor apuesta. Después de todo, se recomienda unas cinco porciones de frutas y verduras al día.

La miel no es la mejor opción.

La miel es otro azúcar natural que tenemos como opción. A pesar de que tiene beneficios para la salud más allá de los del azúcar blanco, incluyendo la capacidad de estimular el sistema inmunológico, ayudar en la digestión y reducir la inflamación, sigue teniendo un alto índice glucémico.

Cuanto mayor sea el índice glucémico, mayor es el potencial del pico de azúcar en sangre. Los azúcares naturales, como la miel, contienen altas cantidades de antioxidantes y se pueden incluir en pequeñas cantidades en la dieta de la mayoría de personas que no sufren ningún problema como la diabetes.

Los sustitutos del azúcar son aún más dulces que el azúcar.

Hay muchos sustitutos del azúcar que se comercializan como alternativas saludables al azúcar de mesa, y la mayoría son mucho más dulces que el azúcar común. La alta concentración de dulzura significa que se necesita menos cantidad para endulzar los alimentos.

Los edulcorantes artificiales son sustitutos sintéticos del azúcar y suelen ser incluso más dulces que el azúcar de mesa. Entre los sustitutos del azúcar aprobados por la FDA para su uso se encuentra la sucralosa, la sacarina, la stevia, el aspartamo y el acesulfamo potásico.

Curiosamente, la sustitución del azúcar de mesa por los sustitutos del azúcar no necesariamente se corresponde con la pérdida de peso. Por ejemplo, los refrescos “light” endulzados con aspartamo se han relacionado con obesidad y riesgo de síndrome metabólico.

La estevia se presenta como la mejor opción.

El edulcorante llamado estevia se obtiene de las hojas de plantas de stevia, y se considera la mejor alternativa a los edulcorantes químicos. La estevia se puede utilizar para endulzar las bebidas como el té helado o la limonada además de alimentos como salsas de frutas caseras.

 

El puré de manzana como gran sustituto.

Cuando se trata de hornear con ingredientes a base de gluten, como harina, se recomienda intentarlo con puré de manzana completamente natural en lugar de azúcar para agregar dulzura sin un alto nivel de glucosa. Del mismo modo, muchas recetas también recomiendan el uso de una cantidad igual de puré de manzana en lugar de aceite para reducir el consumo de calorías y grasa.

Algunos de los sustitutos del azúcar comerciales, como la stevia y la sucralosa, también se pueden utilizar para la cocción pero asegúrate de seguir las instrucciones para utilizar la proporción correspondiente ya que no coincide con los gramos de azúcar que se habrían utilizado.

El jarabe de maíz alto en fructosa tiene una mala reputación.

El jarabe de maíz alto en fructosa (JMAF) se ha convertido en un riesgo grave para la salud gracias a su presencia en muchos alimentos procesados pero algunos expertos piensan que no es peor que el azúcar de mesa.

El azúcar de mesa y el JMAF tienen un contenido calórico similar con una mezcla de glucosa y fructosa que se metabolizan de manera similar en el cuerpo.

El azúcar elevado en sangre pone tu salud en peligro.

La glucosa, que es el nombre dado al azúcar cuando está en el torrente sanguíneo, en realidad es esencial para tu cuerpo y tus células. Los problemas de salud se producen cuando existe demasiada glucosa en la sangre. Cada vez que los picos de azúcar en sangre se elevan por encima de 120 mg/dl, el páncreas libera más insulina.

Cuando esto sucede, tu cuerpo no utiliza grasa como combustible y, por tanto, no quemas grasa. Mientras más picos de azúcar en la sangre, más grasa se almacena. Esto puede dar lugar a una avalancha de problemas de salud, como la obesidad, enfermedades del corazón y diabetes tipo 2.

 

Ya sabes!, compartelo con tus amistades para estar mejor informados y cuidar nuestra salud.

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *